Luego del accidente ocurrido en la carretera Papantla-Gutiérrez Zamora, en el que se vio involucrado un tractocamión de doble remolque cargado con combustible, la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), insistió nuevamente en la necesidad de que su empleo sea prohibido en las carreteras de México.

La noche del lunes 3 de abril, un camión cisterna doble remolque volcó sobre su costado derecho cuando transitaba presumiblemente a exceso de velocidad sobre la carretera Papantla-Gutiérrez Zamora, a la altura de la comunidad Venustiano Carranza. Al derramar parte de su contenido, una camioneta que circulaba en ese momento también derrapó.

Policías municipales y elementos de Ejército Mexicano cerraron la circulación para evitar algún otro incidente, mientras personal especializado realizaba tareas de limpieza del área donde se regó el carburante. Los trabajos se extendieron hasta ayer martes; mientras tanto permaneció cerrado el paso a los vehículos.

El delegado y consejero de la Conatram en la zona norte de Veracruz, Fernando Remes Garza, reprochó la indiferencia de las autoridades federales por seguir permitiendo la circulación de este tipo de unidades, cuando en países como Estados Unidos, Canadá y en el continente europeo, se encuentra prohibido en sus respectivas legislaciones.

Explicó que sobre el segundo remolque, el conductor no tiene mayor control y es común que “chicoteé” durante su desplazamiento, además de que resulta casi imposible frenarlo ante alguna contingencia.

“Tardan más de 7 segundos desde que se accionan los frenos de aire y hay una respuesta en el segundo remolque; tiempo crucial. Con 80 toneladas y a más de 90 kilómetros por hora, resulta imposible detenerlo”, dijo.

Estima que 43 mil dobles remolques circulan actualmente en toda República, de prohibirlos, asegura que habría un mercado laboral para más camioneros, pero duplicaría la cantidad de vehículos circulando en carreteras, con el consecuente impacto al ambiente por el consumo de combustibles fósiles.

Los tractocamiones deben viajar con 34 a 35 toneladas, rango admitido a nivel internacional; sin embargo, “la SCT se ha equivocado en no prohibir el uso del doble remolque, como lo ha insistido la CONATRAM durante los últimos años”.

Comentó que la idea de colocar un segundo remolque a la unidades surgió en Monterrey, donde los empresarios consideraron que obtendrían un ahorro de recursos aprovechando el exceso de fuerza de la transmisión, diferencia y motores.

Bomba de tiempo en Poza Rica

Además del peligro que representan en las carreteras los camiones doble remolque, en la Terminal de Almacenamiento y Reparto, agencia de ventas de Petróleos Mexicanos, durante el día continuamente salen vehículos cargados de combustible, a pesar de que el acceso se encuentra ubicado en pleno centro de la ciudad, frente a una terminal de autobuses y un mercado.

“Pemex vende miles de litros de combustible, todas las mañanas salen los camiones dobles remolque cargados, entran a cargar a las 06:00 horas y empiezan a despacharlos a las 8 horas con más de 70 mil litros, deberían modificar sus horarios si no quieren provocar una tragedia”, comentó Remes Garza.

El delegado de la Conatram, estima que la cantidad de combustible que transita en horario diurno, provocaría una catástrofe en Poza Rica, afectando al menos a tres mil personas, por lo que consideró pertinente que la empresa modifique su estrategia y despache los camiones entre las 21:00 horas y las 05:00 horas, lo que reduciría el impacto negativo.

Respecto al accidente carretero del lunes, si bien no proporcionó cifras respecto al impacto económico que representa cerrar una de las carreteras más importantes de la región, al enlazar el puerto de Veracruz con Poza Rica y la zona norte, consideró una buena reacción haber cerrado la circulación por el riesgo de que tan solo una chispa de algún vehículo que transitara por el lugar, iniciara la ignición del combustible derramado y la explosión de los tanques.

Finalmente, insistió en la necesidad de que la SCT y el Congreso de la Unión aprueben la prohibición del empleo de este tipo de vehículos, y que contrario a lo que ha manifestado Gerardo Ruiz Esparza, no impactaría en el abasto de productos; por el contrario, el impacto sería positivo al reducir el índice de accidentes en los que se ven involucrados, alrededor del cuatro por ciento según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

ENTERATE ANTES QUE NADIE DE NUESTRAS NUEVAS PUBLICACIONES